RiaBlog

Tradiciones del Día de Muertos

Tradiciones del Día de Muertos

March 4, 2021 5 min read

A finales de año, los mexicanos acuden en masa a congregarse en los cementerios y tumbas de todo el país. Más que una tragedia dolorosa, se trata de una celebración nacional llamada Día de Muertos, que forma parte de la tradición y la cultura hispana también en Estados Unidos.

Si analizas con detenimiento tus propias costumbres en torno a la muerte, puede que descubras sorprendentes similitudes con muchos de los mismos elementos en los que creen los mexicanos. Pero, ¿qué significa el Día de Muertos? ¿Se parece a Halloween? ¿Y cómo es exactamente la celebración en Estados Unidos? Intentemos responder aquí a estas (y algunas otras) preguntas.

¿Cuándo se celebra el Día de Muertos?

La celebración comienza en la víspera del Día de Muertos, el 31 de octubre, fecha que gran parte del medio popular asocia con Halloween, y se extiende hasta el 1 y 2 de noviembre, cuando católicos de todo el mundo celebran el Día de todos los santos y el Día de los difuntos.

¿Por qué alguien celebraría la muerte?

En un país muy familiarizado con las realidades de la vida, la muerte es una parte más del ciclo al que nos enfrentamos quienes caminamos por este reino mortal. En lugar de alejarse de ella, los mexicanos han decidido afrontarla a lo largo de su historia compartida y el Día de Muertos ha surgido como resultado natural de esta introspección cultural.

Para el que no está familiarizado con el tema, es fácil confundir el Día de Muertos con una imitación de muchas tradiciones existentes, pero en realidad ha adquirido características propias que lo distingue de cualquier otro evento del planeta, hasta el punto de ser incluido en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Tres de estas peculiaridades mexicanas son:

  • No se permite la tristeza: a diferencia de las celebraciones más solemnes de los cristianos, el Día de Muertos implica la celebración, la fiesta y la narración de historias. ¡Los practicantes no conmemoran a los difuntos, sino que los invocan para que despierten de su descanso! Obviamente, esto no significa que las tumbas se abrirán y los cuerpos resucitarán en el sentido físico, más bien se dice que los espíritus de los muertos abandonan su reino espiritual y se les permite visitar a sus seres queridos solo durante este período particular. Por eso, la celebración se considera la mejor reunión familiar, en la que los miembros vivos aquí en la tierra y los muertos en el más allá se reúnen una vez más en solidaridad con los demás. En este sentido, es habitual ver celebraciones en las calles en las que la gente se disfraza de esqueletos y se maquilla especialmente para el Día de Muertos.
  • Es hora de despertar a los muertos: a menudo se dice que el mejor camino para llegar al corazón de una persona es a través de su estómago, pero el Día de Muertos está llevando las cosas al siguiente nivel. Para ayudar a despertar a los espíritus y que lleguen al mundo de los vivos, los asistentes al festival suelen crear notables decoraciones para el Día de Muertos, como altares dedicados a los difuntos decorados con todo tipo de objetos sentimentales, especialmente sus comidas favoritas. Se dice que los olores atraen al fantasma, invocando recuerdos de su pasado, así que con un poco de suerte le animaremos a visitarnos para que pueda comer una vez más. Otras veces, los participantes más jóvenes incluso realizan una danza ritual engalanados con collares de conchas, con la esperanza de que su ruido despierte a los muertos.
  • Una noche en el cementerio: las tumbas suelen limpiarse y prepararse antes de la fiesta para que, al llegar el Día de Muertos, los familiares puedan reunirse en los alrededores del lugar de enterramiento. Esta unión refuerza los lazos de parentesco: todo el asunto transcurre con mucha comida, bebida e historias para todos. Una de las creencias dominantes es que los muertos pueden oír lo que se dice, aunque no los veamos. Por lo tanto, los familiares intercambiarán recuerdos graciosos sobre sus seres queridos fallecidos, contribuyendo a la felicidad general del momento. Esto ayuda a mitigar el dolor de la pérdida y asegura que su legado perdura, si no aquí en la tierra, al menos en los pensamientos de aquellos que han dejado atrás.

Interrelación de naciones

Debido a que México es un país que contiene una importante mezcla de culturas y costumbres, es inevitable que la influencia extranjera acabe marcando la forma de celebrar el Día de Muertos. Por ejemplo, la estrecha relación de la nación con Estados Unidos ha hecho que Halloween se haya introducido en las costumbres del país, lo que ha hecho que los niños de las grandes ciudades adopten un enfoque occidentalizado del “truco o trato” de esta práctica ancestral. Del mismo modo, muchos mexicanos son católicos, lo que significa que, además de celebrar el tradicional Día de Muertos, también incorporan muchas prácticas cristianas, como rezar por el eterno descanso de las almas y montar santuarios y altares con imágenes de Jesús y la Virgen María.

¿Cómo celebran los mexicanos el Día de Muertos fuera de México?

Los mexicanos que viven fuera de México, especialmente los que se encuentran en Estados Unidos, siguen celebrando la fiesta y participando en los festejos locales a pesar de no estar físicamente presentes con sus familiares y seres queridos. Por ejemplo, el Distrito de la Misión de San Francisco celebra cada año un desfile del Día de Muertos, cuyos asistentes se disfrazan de esqueletos. Igualmente, el Muertos Fest de San Antonio es un evento extraordinario que cuenta con música en directo, comida, desfiles, actuaciones y otros americanismos mezclados con las raíces mexicanas. Sin embargo, a pesar de que se esfuerzan por plasmar la esencia de su tierra natal, los expatriados mexicanos siguen deseando transportarse a México y compartir la alegría con sus familiares, tanto vivos como muertos.

El Día de Muertos es uno de los momentos del año en el que los latinos que trabajan en el extranjero envían dinero a sus familias para costear los gastos de la fiesta. Ria se siente muy honrada de ayudar a que eso sea posible y seguirá colaborando con los que cuidan de las necesidades de los vivos, asegurándose de que reciban su sustento diario, y continuando el legado de sus difuntos.

EN

Sobre el autor

Arthur Guzzo